32FONDO-NEGRO.png

Salir de los laberintos

Jeff Bezos, dueño de Amazon, el hombre más rico del mundo, comentaba en una entrevista que el estrés viene principalmente de no tomar acción sobre algo de lo cual puedes tomar cierto control. Y añadía que cuando algo se lo causa, inicia alguna acción: una llamada, un correo o bien un mensaje. En esa acción percibe que el hecho de que estés actuando reduce significativamente cualquier síntoma de ansiedad que se origine de algún problema.

Tendemos a imaginar que el hombre más rico del mundo no vive en situaciones de estrés, no considera preocupaciones y tiene toda la vida solucionada. La realidad es que todos las personas inmersas en el mundo de la empresa y de los negocios estamos sujetos a una responsabilidad y requerimos de una capacidad para solucionar situaciones de altísimo nivel. Alguien definía una carrera universitaria como los estudios que te permiten llegar a solucionar problemas en todos los campos de la vida. Los laberintos se construyen cuando no se piensa y sobre todo cuando no se encuentra la salida. Los laberintos tienen las características de ahogar la capacidad de innovación, solución y creatividad que todos requerimos. En los meses de mayo-junio, se percibía con suficiente claridad la duración de la pandemia. Las vacunas llegarían a inicios de 2021 y hasta julio o agosto de ese mismo año, no se presenciará la anhelada normalidad. La gran mayoría se creaba sueños respecto a un verano, una navidad y un inicio de año esplendorosos, sin virus y con una actividad económica normal. Ninguna mente más o menos normal podía instalarse en esa quimera.

Lo primero que se requiere frente a un problema es inteligencia práctica y sentido común.

Aún así, innovamos en la forma de trabajar y funcionó. La situación nos llevó a cambiar radicalmente las reuniones empresariales y funcionó. Nuestra organización de vida: familiar, alimentación, entretenimiento, consumo, se transformó y funcionó. La innovación funciona porque busca la superación de las dificultades y la adaptación a los nuevos contextos. La innovación tiene características tecnológicas, pero no se reduce a este espectro. La innovación se centra en el análisis, en la visión, en la proyección, en la superación, con pasos pragmáticos que aseguren el éxito.

Para ello se requiere una buena dosis de creatividad. Salir del laberinto, que es complejo de por sí, imprime otra forma de pensar. La creatividad no tiene límites sobre todo cuando viene impulsada por la necesidad o las circunstancias. Si hay algo que nos distingue a los seres humanos es esta cualidad. Inventamos herramientas, pinturas, representaciones, ritos para superar las limitaciones. Y logramos creaciones que cambiaron el mundo como la rueda, la moneda, la pólvora, el vapor, la electricidad, los aviones, los drones, el celular... y hasta el clip.

La vida humana, profesional y empresarial es un laberinto. Se logra salir de él y tener relevancia con innovación y creatividad. Para ello, hay que empezar por pensar y escribir soluciones específicas para problemas específicos. Cuando se adoptan acciones, se logran soluciones, y como dice Jeff Bezos aminora el estrés.

18 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo